Una victoria contra la homofobia

Después de tres años de pelea, la Comisión Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos de Lesbianas y Gays consiguió status consultivo ante Naciones Unidas. Este logro permite seguir poniendo en la arena política internacional a los derechos de la comunidad LGBT.

El 19 de julio será recordado por la Comisión Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos de Lesbianas y Gays (IGLHRC) como un día histórico.

El colectivo consiguió que el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas (ECOSOC) le reconociera como una organización con status consultivo. Desde 1995 que el IGLHRC viene luchando en distintas instancias promovidas por Naciones Unidas. Desde ahora lo harán con mayor facilidad, concurriendo a eventos, elaborando declaraciones y colaborando con el Sistema Naciones Unidas y gobiernos en el área Derechos Humanos.

"La decision es una afirmación de que las voces de las personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales (LGBT) tienen su lugar en Naciones Unidas, como parte vital de la comunidad", explicó Cary Alan Johnson, Director Ejecutivo del IGLHRC, según publicó el sitio en el official del colectivo.

El camino al reconocimiento no fue fácil. La batalla del IGLHRC por adoptar caracter consultivo comenzó hace 3 años. Desde entonces tuvieron que soportar la discriminación de algunos grupos que forman parte del Comité de la Sociedad Civil en el ECOSOC, que llegaron a hacer cuestionamientos de carácter homofóbico. Finalemnte, con 23 votos a favor, 13 en contra, 13 abstenciones y 5 ausencias, el Naciones Unidas le dio el esperado estatus consultivo a la organización.

Pese a las descalificaciones absurdas recibidas la organización contó con el apoyo del gobierno de Estaos Unidos y de más de 200 organizaciones de la sociedad civil de 59 países.

"Como defensores de los derechos humanos de los colectivos LGBT que viven en países donde la discrimianación homofóbica es una realidad diaria, celebramos la acreditación del IGLHRC en Naciones Unidas", explicó Frank Mugish, presidente de las Minorías Sexuales de Uganda. "El ingreso a las Naciones Unidas significa que tendremos mayor acceso a los mecanismos internacionales de derechos humanos que pueden ser invalorables para la vida de las personas LGTB", manifestó Mugisha.

Lea el artículo original en educacion-nosexista.org »